Cuidado del cabello en verano

Durante el verano tendemos a olvidarnos del cabello, incluso lo descuidamos, pero el cabello sufre los caprichos del clima y nuestra forma de vida, al igual que la piel. ¿Cómo cuidar y preservar nuestro pelo durante esta temporada veraniega de agua de mar, piscina, sol y otras agresiones? Veamos unos consejos para el cuidado del cabello en verano.

Cuidado del cabello en verano

El sol ilumina el cabello y al mismo tiempo lo seca. En cuanto al agua de mar, texturiza la fibra y otorga en pocos días una apariencia mate al cabello.

Lo primero que debemos hacer, por la tarde, después de un baño del mar y del sol: eliminar los depósitos de sal y la arena con un champú específico y alternar, cada tres días por ejemplo, con un champú exfoliante. Esto hace que el cuero cabelludo respire, ya que además en verano tiende a acumular el sebo.

Luego podemos aplicar un aceite restaurador para recuperar la luminosidad del cabello. Durante el día, antes de salir, protegemos nuestro cabello con un aceite protector o un aerosol enriquecido con nácares o purpurina.

Antes del champú, podemos aplicar un aceite para el cuidado en las puntas, asociado con una máscara de desintoxicación en las raíces para liberar el cuero cabelludo. Una vez rehidratado, el cabello estará más brillante.

Finalmente, un truco para cerrar las cutículas del cabello y permitir que la luz se refleje: Absolute Keratine Acabado en seco.

El secado indirecto, con el secador es la mejor solución. Un cabello trabajado es lustroso y por lo tanto brillante. El mismo lado de cepillado: el cepillado profundo con un cepillo adecuado con cerdas de diferentes longitudes permite airear el cabello, desenredarlo mejor y así hacerlo más brillante.

Doma el cabello rebelde

La combinación del calor y la humedad son letales para el cuidado del cabello en verano, provocando un efecto frizz desagradable, volumen indomable, mechones rebeldes que tanto tememos.

Una de las posibles soluciones es cuidar el pelo usando aceite de Monoï antes del baño y desterrar champús que contienen sal (cloruro de sodio en los componentes) y sulfatos. En su lugar, te recomendamos los champús hidratantes.

Ten cuidado con el calor excesivo: el del sol (evitaremos la exposición prolongada y en las horas centrales del día u optaremos por el sombrero) pero también el de la plancha y el secador de pelo. Ocasionalmente, se puede usar un suero nutritivo para proteger e hidratar.

Nutrición del cabello

Si pones el cabello demasiado tiempo al sol, sal y cloro, se vuelve cada vez más pobre. Resultado: cabellos finos y frágiles.

El uso de un aceite de modelado varias veces al día puede ayudar a prevenir la rotura, haciendo que el corazón del cabello sea más difícil de atacar. El resto del tiempo, alimentamos el cabello tanto como sea posible con máscaras ultra nutritivas e hidratantes.

Protege el color de tu pelo en verano

Finalmente, ten en cuenta que el cabello teñido, ya está de por si debilitado, y debe protegerse un poco más. Por lo tanto, evitaremos teñir el cabello justo antes de irnos de veraneo. Y en todo caso podemos emplear sprays anti-UV para el cabello que limitarán el daño.

En nuestro blog puedes encontrar más consejos sobre el cuidado del cabello en verano y en cualquier época.

Luis Jiménez Labaig

Farmacéutico comunitario. Colegiado 05/644

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba