Cómo tratar una quemadura solar

cómo tratar una quemadura solar

Una de las consultas más frecuentes en la farmacia durante la primavera-verano suele ser las quemaduras por el sol. Y muchas veces no le damos la importancia que merecen o las tratamos de forma inadecuada. Veamos cómo tratar una quemadura solar.

¿Por qué nos quemamos con el sol?

La quemadura solar o eritema actínico es una quemadura de la piel causada por la exposición a los rayos ultravioleta del sol.

Una exposición prolongada sin el fotoprotector adecuado, una exposición al sol en las horas de radiación más intensa (horas centrales del día) o por una exposión al sol asociada con la toma de medicamentos fotosensibilizadores.

La quemadura solar puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, los niños y las personas con piel clara, cuya producción de melanina es baja, tienen un mayor riesgo de sufrir quemaduras solares.

¿Cómo prevenir la quemaduras solares?

En cualquier caso, la mejor manera de protegerse de las quemaduras solares sigue siendo:

  • aplicar el fotoprotector solar regularmente durante la exposición (cada 2 horas).
  • usar ropa, un sombrero/gorra, gafas de sol.
  • no exponerse al sol en las horas centrales del día, entre 12 y 16 horas.
  • tomar el sol gradualmente: en la actualidad solemos estar poco tiempo al sol en nuestra vida diaria, y no podemos pretender pasar de cero a cien. Los primeros días debemos ir poco a poco, 15 minutos de exposición al sol bastarán y a medida que pasen los días nos expondremos un poco más. De esta forma daremos tiempo a que nuestra piel se adapte al sol, y siempre con el fotoprotector adecuado.
  • utilizar un fotoprotector adecuado: no sólo en cuanto al índice de fotoprotección SPF (15, 30, 50, etc) sino que además debemos asegurarnos de que sea resistente al agua, al roce, etc. Así podremos realizar la actividad que más nos guste sin que nuestro filtro solar pierda eficacia antes de lo esperado.
  • ojo con los tatuajes y cicatrices recientes: en estos casos debemos extremar la precaución, pues la piel ha experimentado una agresión y está especialmente débil. Evitaremos la exposición de la zona en cuestión y en caso de exposición emplearemos un fotoprotector de pantalla total (SPF50). Para los tatuajes recomendamos especialmente Cicaplast SPF50+.

Es especialmente importante protegernos bien del sol cuando hagamos deporte o una actividad física intensa al sol. También puedes ver en este enlace unos consejos sobre fotoprotectores solares para runners.

¿Cómo tratar una quemadura solar?

Todos hemos escuchado algún alocado remedio casero en caso de quemadura solar como la pasta de dientes (nos da una sensación de frescor porque suelen contener mentol) o el vinagre. Pero estos remedios sin ningún fundamento científico pueden agravar el estado de la piel.

Independientemente de la gravedad de las quemaduras solares, es importante no exponerse más, quedarse en la sombra y beber agua en abundancia para combatir la deshidratación .

Primer grado: Aparece enrojecimiento de la piel y nos pica. Lo ideal es tomar una ducha o un baño frío para refrescar la piel y aliviar el dolor y el picor. Usar ropa holgada ayuda a prevenir las irritaciones y las rozaduras en el área afectada. La aplicación de cremas para después del sol (after-sun) o emulsiones específicas para quemaduras (Biafin, Rym quemaduras ) que previenen el agravamiento de la quemadura y alivian el dolor.

Hace tiempo ya comentamos los beneficios de usar after-sun tras tomar el sol, aunque no nos hayamos quemado.

Segundo grado: Aparecen ampollas, que no debemos romper para no arriesgarnos a una infección. Solo es necesario limpiar la herida con un antiséptico (clorhexidina) y, si es necesario, cubrirlo con un apósito estéril para limitar la fricción. Se puede tomar un analgésico (paracetamol) en caso de dolor intenso.

También se pueden aplicar corticoides de baja potencia (hidrocortisona, por ejemplo) si el médico o el farmacéutico lo indican. Hay presentaciones en crema, pero en estos casos se prefieren las espumas tópicas por ser más agradables al aplicar.

Un adecuado tratamiento de la quemadura es clave para evitar que nos deje cicatrices, manchas y que el daño solar tenga peores consecuencias en el futuro en nuestra piel.

¿Debo acudir al médico por una quemadura solar?

En que situaciones debemos acudir al médico:

  • quemaduras solares en niños pequeños.
  • una quemadura de primer grado, pero muy extensa.
  • una quemadura superficial de segundo grado con ampollas grandes
  • una quemadura profunda de segundo grado.
  • la quemadura vaya acompañada de una deshidratación (mareo, confusión, etc).
  • una quemadura de sol que afecta un área frágil (cara, escote, rodillas, plantas de los pies, genitales).
  • cuando existan signos de infección de la piel.
  • cuando la quemadura vaya acompañada de dolor de cabeza, confusión, debilidad, mareos, dolor de ojos.

Las quemaduras solares aceleran el envejecimiento de la piel y aumentan el riesgo de cáncer de piel, el temido melanoma.

En nuestro blog puedes encontrar más consejos sobre fotoprotección.

Luis Jiménez Labaig

Farmacéutico comunitario. Colegiado 05/644

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *